Artesanía textil impresa en 3D en Zúrich

Presentación de indumentaria impresa.

El Swiss Textile College (STF. Schweizerische Textilfachschule) presentó en Zurich un Textile & Fashion Forum bajo el título Future Craft 2.0. Digital meets Craft (La Artesanía 2.0., al encuentro de la Tecnología Digital).

Sus propios organizadores definen así el encuentro: la generación Y cambia de mentalidad y señala un rumbo dominado por el diseño. La moda y la confección del futuro presentan una nueva imagen con múltiples opciones. La combinación de aspectos opuestos e híbridos generados por la artesanía tradicional y por las nuevas tecnologías son la clave del éxito en el siglo XXI.

El STF (Swiss Textile College) goza de un gran prestigio internacional. Sus diplomas son reconocidos en todo el mundo. Ofrece cursos y programas de investigación en diseño de moda, gestión de empresas textiles, gestión de productos textiles y de moda, y técnología de la industria textil y de la industria confeccionista.

El Foro terminó con un desfile de moda con creaciones de los alumnos de la escuela de moda del STF realizados para esta ocasión. Mostraron prendas con las marcas Little Black Dress, Balseca Weber y Danit Peleg 3D.

La primera jornada comenzó con una ponencia de la empresa suiza Sefar sobre tejidos transparentes y conductores como electrosubstrato para iluminación y células solares. Siguió otra de Swiss Responsive sobre la Realidad Virtual, la próxima revolución. Especial relieve tuvo una presentación de la primera colección de moda estampada en 3D, en su propia casa, por la diseñadora israelí Danit Peleg.

Durante la segunda jornada, Bally International, marca suiza de calzado y accesorios, presentó su colección Bally 1851, la herramienta de una marca tradicional en su camino hacia el mercado global del lujo. Lantal Textiles, especialista en equipamiento textil para las cabinas de aviones, que distribuye sus artículos entre 800 compañías de aviación de todo el mundo, presentó las actuales tendencias digitales en el marketing B2B.

La diseñadora israelí Danit Peleg  tiene claro que no le interesa perder el tiempo en fabricar telas y utilizar máquinas de coser tradicionales para confeccionar sus prendas. Su innovadora visión de la moda la convirtió en una de las oradoras más solicitadas durante  las Jornadas, según informa Swiss Info.  Peleg no es pionera en la impresión tridimensional de piezas de vestir, pero sí es la primera diseñadora que produce toda una colección en impresoras 3D.

El desafío que se ha fijado es que uno día solo envíe a sus clientes los archivos de las prendas que diseña para que ellos puedan imprimirlas cuándo y dónde quieran. Como la mayoría de la gente aún carece de impresoras 3D, Peleg concentra sus esfuerzos en producir una edición limitada de chaquetas personalizadas. Además de obtener una prenda de vestir hecha a la medida, sus clientes pueden elegir el color de la misma y el forro con el que vendrá. Y es que sin forro o ropa interior, los ligeros diseños de Peleg pueden resultar fríos al contacto con la piel y también excesivamente reveladores para mucha gente.

La tendencia de la ropa impresa en 3D contrasta con el delicado mundo de los encajes, los bordados y las telas finas que hicieron de Suiza uno de los principales centros mundiales de la moda en el pasado. El sector textil es, de hecho, la rama industrial más antigua de Suiza y San Gall fue su punto de partida en la Edad Media.

El negocio de bordados desarrollado en esta ciudad alcanzó su cima en el año 1870, pero se vio golpeado por la guerra franco prusiana, de cuyos estragos jamás logró recuperarse del todo. Lo que sí ha sobrevivido es la reputación de calidad e innovación textil. Hoy San Gall es cuna de algunos de los más exclusivos grupos manufactureros textiles como Jakob Schläpfer y Forsten Rohner, cuyos tejidos se utilizan en colecciones de alta costura.

Instituciones como el Swiss Textil College de Zúrich ayudan a preservar la tradición de la moda helvética y a asegurar su futuro a través de la formación de unos 700 estudiantes.

 


En las Jornadas Textiles y de la Moda, patrocinadas por la citada escuela, las impresoras 3D esculpieron caprichosos botones de plástico y algunos de los diseños de Peleg.

En lugar de hilos tradicionales, Pleg utiliza filamentos plásticos. Durante sus estudios de ingeniería, diseño y arte en la Univesidad  Shenkar en Israel, dedicó mucho tiempo a buscar los mejores materiales y la impresora más adecuada para su trabajo. Varias empresas y laboratorios en Tel Aviv la apoyaron en este proceso de experimentación y en la consecución de su licenciatura en diseño de moda.

Para Peleg, las principales ventajas de la moda impresa en 3D son la individualidad, la flexibilidad y la sostenibilidad.

“El desperdicio en la producción se reduce a cero” [no hay sobrantes ni ropa no deseada en las tiendas], dice. Además, cuando uno se cansa de una prenda, simplemente la funde y la convierte en otra nueva, explica.

Como era previsible, la industria textil europea se muestra escéptica ante la perspectiva de que las impresoras 3D sustituyan un día a las máquinas de textiles. La tecnología 3D “es una interesante aportación a la industria”, reconoce no obstante Ernesto Maurer, presidente de Swissmem que representa los intereses de la industria de la maquinaria suiza y vicepresidente del Comité Europeo de la Maquinaria Manufacturera Textil.

Pero por ahora no está claro que las impresoras 3D se conviertan en un riesgo real para las 40 empresas helvéticas que se dedican a la fabricación textil tradicional.

Y aunque el concepto que defiende Peleg permite, en teoría, que cualquiera que tenga un carrete con filamentos (que vale 30 francos suizos) y una impresora 3D (que cuesta 2 000 francos) obtenga el color y ajuste perfecto para una prenda, la realidad es que la inversión de tiempo es colosal. Hoy se tarda alrededor de 100 horas en imprimir un vestido. Y aunque este lapso es tres veces menor que hace un solo año, la velocidad de producción está muy por debajo de la que caracteriza a la producción textil. Una máquina tejedora de tela puede producir suficiente materia prima para un vestido en ochos minutos.

Otra desventaja de las prendas en 3D –hechas esencialmente de plástico– es su rigidez. Peleg reconoce que es mucho más agradable la sensación que producen el algodón y la seda. Pero los gustos y la tecnología se transforman de forma permanente. Maurer recuerda, por ejemplo, que hace solo 30 años la mayor parte de la ropa se fabricaba a partir de materiales naturales. “Las medias de nilón eran una excepción y nadie quería ir por la vida vestido en poliéster”, dice.

Eliane Diethelm, cofundadora de la firma de ropa zuriquesa Little Black Dress, coincide con esta visión. “Las primeras fibras de poliéster de los años 50 y 60 eran terribles, pero han evolucionado mucho. Observemos la ropa deportiva actual, sería inimaginable sin el poliéster”, afirma.

Diethelm y su socia, Johanna Skoczylas, diseñan ropa confeccionada en algodón tipo jersey y seda, y producen series pequeñas de sus modelos en Suiza y Bosnia. Por ahora, la impresión 3D no forma parte de sus planes.

 

“Me parece interesante el concepto 3D en la moda. Ofrece nuevas posibilidades para los diseños”, expresa Diethelm, “pero creo que está en una fase inicial. Puede usarse y se ve bien, pero aún no es del todo funcional”.

 

Artículo publicado por: http://imprimalia3d.com

Fecha: 01/05/17

Escribir comentario

Comentarios: 0