La impresión 3D conectando pasado y futuro

Se define como «mente inquieta». Quizá, por este motivo ha podido descubrir su vocación ligada a las nuevas tecnologías. Así es Francisco Manuel Díaz Solís. A sus 27 años, ha ideado un proyecto basado en la impresión 3D, en el diseño y en la historia, a través de maquetas de monumentos. Su propuesta no solo quiere quedarse ahí, sino avanzar con esta línea en el aprendizaje y el juego.

 

Licenciado en Gestión y Administración Pública, recuerda que le 'enganchó' a la impresión 3D su amigo y compañero del centro del emprendimiento iNovo, Jesús Corbacho. A partir de ahí, fue investigando y descubriendo todas sus posibilidades, a base de numerosas pruebas. Tras meses de trabajo, optó por unir esta tecnología a la educación. De este modo, impartió cursos en los centro de profesores y recursos de Trujillo y Navalmoral de la Mata. Al final, por distintas circunstancias, dejó esta línea.

 

A pesar de ello, no desistió de seguir practicando y diseñando diferentes piezas útiles. El gran paso fue cuando se dio cuenta de que este tipo de tecnología se podía aplicar a la historia, una de sus pasiones. «Puede ayudar a entender y sentir la historia de una manera diferente». Con esa filosofía nació el proyecto llamado '3Dioramas', que es el puente que une el pasado, el presente y el futuro, con dos vertientes.

 

Una de ellas es la elaboración de maquetas. Para ello, matiza que se tiene que hacer un estudio profundo de los edificios históricos, de sus volúmenes, medidas y detalles, con la realización de fotografías. A partir de ahí, se diseña en ordenador para luego pasar a la impresión. También detalla que se pueden hacer réplicas de piezas de museo, bien para su estudio para estudiantes universitarios, bien para que se puedan exponer en centros. Es una forma de proteger la original.

 

Díaz Solís quiere ir más allá. Su propuesta es vincular la historia y la tecnología de impresión 3D con el mundo del aprendizaje. Para ello, propone la elaboración de piezas, como si fueran juguetes, que representen a hechos históricos. Ejemplo de ello sería un navío en el Descubrimiento. «Los niños aprenderían la historia divirtiéndose», explica.

 

Maquetas de monumentos

Este emprendedor lleva trabajando en el centro iNovo hace casi dos años. En estos últimos cinco meses, ha formado parte de la acción formativa 'Espacio Coworking' de la Escuela de Organización Industrial (EOI). «Es la que me ha dado el empujón definitivo», para la puesta en marcha de este proyecto. Reconoce que le ha aportado conocimientos, motivación y ganas.

 

Ideado el proyecto, asegura que ahora viene el proceso más complicado que es la puesta en marcha de la entidad. Su idea ahora es dar a conocer Trujillo, con esas maquetas de monumentos. Por ello, una de sus propuestas es enlazarlo con 'Juego de Tronos'. También tiene pensado recrear los escenarios de Cáceres y Malpartida de Cáceres. «Uniremos esta serie con la historia». La impresión se hará con plástico especial que no es tóxico. Con el tiempo, se avanzará a otros materiales. Recibe la ayuda de Ismael Jiménez, para pintar las piezas, y de Jeremy Davis, que le ha echado una mano en el logotipo.