¡Marchando un Honda por la impresora!

El proyecto nació ante la necesidad que tenía la empresa Toshimaya de realizar repartos por las estrechas calles de Kakamura. A partir de este problema, Honda diseñó una solución versátil a través del chasis del “Micro Commuter”. El resto de las partes exteriores se obtendrían mediante impresión 3D.

El vehículo, eléctrico, permite transportar a una persona con mercancía. En cuanto al motor, con una potencia de 11 kW podemos alcanzar velocidades de hasta 70 km/h. A esto sumamos una autonomía de 80 kms de distancia que lo hacen óptimo para su conducción en ciudad.

La batería tarda en cargarse unas 3 horas. Esto obligaría a que fuese necesario tener varios coches de manera que siempre haya alguno operativo.

Suena bien, pero, ¿es seguro? La respuesta es sí… pero a medias. En caso de impacto, el chasis podría absorberlo protegiendo al conductor. Sin embargo, las piezas exteriores sufrirían especialmente teniendo en cuenta la naturaleza de las mismas.

El vehículo, eléctrico, permite transportar a una persona con mercancía. En cuanto al motor, con una potencia de 11 kW podemos alcanzar velocidades de hasta 70 km/h. A esto sumamos una autonomía de 80 kms de distancia que lo hacen óptimo para su conducción en ciudad.

La batería tarda en cargarse unas 3 horas. Esto obligaría a que fuese necesario tener varios coches de manera que siempre haya alguno operativo.

Suena bien, pero, ¿es seguro? La respuesta es sí… pero a medias. En caso de impacto, el chasis podría absorberlo protegiendo al conductor. Sin embargo, las piezas exteriores sufrirían especialmente teniendo en cuenta la naturaleza de las mismas.